Acabado primer capítulo
[parado.git] / src / 01.un-dia-cualquiera.txt
index 86f7673..6ec3918 100644 (file)
@@ -114,12 +114,105 @@ evaluar a personas conflictivas socialmente para intentar
 reinsertarlas en la sociedad como personas productivas. Los presos de
 esta prisión no eran violentos, pero sí molestos.
 
-El último caso que trató Francisco fue un alcohólico que perdió su
-trabajo por no ir un lunes después de una fiesta por una resaca y que
-después de perder todo lo que tenía para intentar pagar la hipoteca
-intentó suicidarse en público y echar la culpa de su desgracia al
-banco. Francisco estaba muy contento con este hombre, porque en muy
-poco tiempo habían conseguido que volviera a trabajar, como camarero
-a tiempo parcial, y así poder volver a pagar la hipoteca, aunque su
-casa ya pertenezca al banco. Él seguirá durmiendo en la prisión hasta
-que esté totalmente rehabilitado. Un caso de éxito.
+El último caso que trató Francisco fue el de un alcohólico que perdió
+su trabajo por no ir un lunes después de una fiesta por una resaca y
+que después de perder todo lo que tenía, para intentar pagar la
+hipoteca, intentó suicidarse en público y echar la culpa de su
+desgracia al banco. Francisco estaba muy contento con este hombre,
+porque en muy poco tiempo habían conseguido que volviera a trabajar,
+como camarero a tiempo parcial, y así poder volver a pagar la
+hipoteca, aunque su casa ya pertenezca al banco. Él seguirá durmiendo
+en la prisión hasta que esté totalmente rehabilitado. Un caso de
+éxito.
+
+Como cada día, Francisco encendió su ordenador y comenzó a mirar su
+agenda. Al principio no le había echo mucha gracia el tener que
+trabajar en una prisión, pero era un buen trabajo, bien pagado y
+además su padre había tenido que mover algunos hilos para conseguirlo,
+no podía pedir más. Después de un mes ya se estaba acostumbrando y
+empezaba a ver el lado bueno, se sentía orgulloso de hacer algo
+importante para las personas.
+
+En la agenda del día había algo diferente, otra cosa más, al fin y al
+cabo, este no parecía ser un día cualquiera. A primera hora de la
+mañana tenía la evaluación de un nuevo preso, algo que no era extraño,
+sin embargo el preso constaba como no identificado, algo extraño en
+los tiempos que corren.
+
+Según el perfil que había recibido se trataba de un hombre, que se
+había negado a dar ningún nombre o a identificarse, por alguna razón
+las huellas dactilares no eran reconocibles por la policía. Le habían
+detenido durante la última manifestación y después de pasar algún
+tiempo en prisión lo habían destinado a esta prisión y habían
+requerido una evaluación psiquiátrica, puesto que insistía en no
+identificarse y no parecía estar del todo cuerdo.
+
+Llamaron a la puerta del despacho y se abrió un poco. La cabeza de una
+joven asomó por la puerta, era Lucía, su secretaria. Al igual que
+Francisco, Lucía llevaba trabajando en la prisión un mes. Al haber
+empezado al mismo tiempo a trabajar allí, y dada su estrecha relación
+laboral, desde un primer momento Francisco y Lucía se habían hecho
+buenos amigos.
+
+- Buenos días Francisco -comenzó a decir la joven-, el primer paciente
+  de hoy ya está listo.
+- Buenos días Lucía -contestó Francisco con una gran sonrisa-. De
+  acuerdo, ahora mismo voy para allá.
+
+Lucía le dedicó su mejor sonrisa y desapareció tras la puerta
+cerrándola. Francisco imprimió el perfil del extraño paciente, lo
+metió en una carpeta de catón y justo cuando iba a escribir el nombre
+del paciente sobre la carpeta se detuvo un momento. Este paciente no
+tenía nombre, bueno, al menos él no lo conocía todavía. Francisco era
+un hombre ordenado y como tal tenía una carpeta por paciente ordenadas
+por fecha y nombre. Esto le descolocó un poco, pero además de
+ordenado, Francisco era un hombre imaginativo y con recursos, así que
+no se preocupó demasiado por el problema que se le planteaba y
+decidido comenzó a escribir la carpeta: "Anónimo".
+
+Cogió la carpeta y se dirigió al perchero. Allí tenía su bata blanca,
+cualquier médico que se precie viste una bata blanca, y Francisco no
+podía ser menos. Rápidamente y con un movimiento elegante se puso su
+bata y salió por la puerta.
+
+La sala de tratamiento estaba cerca de su despacho, tan sólo tenía que
+salir al pasillo y andar unos diez metros. Los pasillos de aquel
+edificio de la prisión eran totalmente blancos, con iluminación blanca
+y con suelo blanco y siempre reluciente. Las habitaciones eran tan
+blancas como los pasillos, sin embargo, en casi todas las habitaciones
+había grandes ventanales por lo que la iluminación natural casi
+siempre iluminaba las habitaciones.
+
+La sala de tratamiento era una habitación como las demás, aunque el
+mobiliario era más reducido que de costumbre. Tan sólo había dos
+sillas, aparentemente cómodas, también de color blanco, una enfrente
+de otra. Un hombre esperaba sentado, en una de las cómodas sillas
+mirando al techo aparentemente interesado en algún punto extraño del
+mismo cuando de repente la puerta se abrió y entró Francisco con su
+impecable bata blanca que lo identificaba como médico.
+
+Francisco se paró un segundo al entrar en la sala y ver al paciente
+allí sentado. Desde que había entrado a trabajar en la prisión se
+había acostumbrado a ver a todo tipo de personas, pero aquel hombre en
+particular le sorprendió. Era un hombre con pelo largo y descuidado, y
+una larga barba, también descuidada. Tenía el pelo de un color entre
+negro y gris por la presencia de algunas canas. El hombre estaba
+bastante delgado. Si Francisco hubiera pertenecido a algún grupo
+religioso que venerara a un supuesto semidiós con pelo largo y barba,
+quizás se hubiera sorprendido al ver a este hombre con el amanecer a
+su espalda. Sin embargo, Francisco era un científico, y como tal no
+pensó en eso.
+
+- Buenos días -empezó a decir Francisco mientras se acercaba al
+  hombre-, está usted sentado en mi sitio. Si no le importa, siéntese
+  usted en la otra silla.
+
+El hombre se levantó tranquilamente, se dirigió a la otra silla, la
+cogió y tranquilamente y con algo de trabajo la puso a la derecha de
+la primera silla y se sentó. Al ver la cara de asombro del doctor el
+hombre se decidió a hablar:
+
+- No me gusta que el sol me de en la cara, prefiero que me caliente la
+  espalda.
+
+Definitivamente este no iba a ser un día cualquiera.