Segundo capítulo, quién ere